divendres, 18 de gener de 2008

LA PARÁBOLA DEL FILL PRÒDIG



Fa uns dies, a un grup d'Internet al que pertanyo, hi ha hagut una sèrie de crítiques a la religió... ja hi estic bastant acostumada, el que passa és que aquesta vegada el to ha pujat una mica en agressivitat... Tan sols som dos dels membres d'aquest grup que ens manifestem com a creients.

En el procés en que ha anat desenvolupant-se el tema m'he trobat buscant a Google una imatge per il·lustrar la Paràbola del Fill Pròdig (a la que l’altre company creient havia fet referència)... és el que tenen aquestes coses, que una et porta a l’altre...

Aquesta m’ha agradat i per això la poso aquí...

Amb aquestes paraules he acabat el meu comentari: “us podeu riure de les religions, podeu dir que son “paparruchas inútiles”, podeu dir-nos ignorants als creients... no diré que no em faci mal, perquè no seria cert, però el mal que produeixen -al menys a mi- aquestes paraules tampoc és molt, comparat amb l’autèntica sensació real, viscuda, de pau, serenitat, alegria... que sento quan medito paràboles com aquesta."

8 comentaris:

  1. TRADUCCIÓ AL CASTELLÀ

    Hace unos días, en un grupo de Internet al cual pertenezco, ha habido una serie de críticas a la religión... ya estoy bastante acostumbrada, lo que ocurre es que esta vez el tono ha subido un poco en cuanto a agresividad... Tan sólo somos dos los miembros del grupo que nos manifestamos como creyentes.

    En el proceso en que ha ido avanzando el tema, me he encontrado buscando en Google una imagen para ilustrar la Parábola del Hijo Pródigo (a la que el otro compañero creyente había hecho referencia)... es lo que tienen estas cosas, que una te lleva a la otra...

    Esta es la foto que me ha gustado, por eso la dejo aquí.

    Con estas palabras he terminado mi comentario: "Podréis reíros de la religión... podréis decir que son paparruchas inútiles... podréis llamarnos ignorantes a los creyentes... no diré que no me duela porque no sería cierto... pero el "daño" que producen -al menos en mí- estas palabras tampoco es mucho... comparado con la auténtica sensación real, vivida, de paz de serenidad, de alegría, que siento cuando medito parábolas como ésta"

    ResponElimina
  2. ¡Hola!... vine a devolverte la visita y tu blog me ha gustado muchísimo... ¡felicidades!

    Sobre el artículo y la parábola del hijo pródigo (¡¡¡que es preciosa!!!), te comento:

    Yo imagino al joven en su viaje de regreso... triste y cabizbajo... arrepentido y avergonzado... decidido a admitir su error ante su padre... y pedirle perdón... consciente de que no merece nada... pero confiado en su corazón misericordioso... y entre la pena y el dolor... en el corazón también lleva la alegría de volver... ahora más humilde... más honesto... más sereno... más limpio...

    Dice la Palabra que el padre vio a su hijo cuando todavía estaba lejos... y conmovido, corrió a su encuentro... antes de que su hijo hablara, ya su padre le había perdonado...

    Fíjate, esa es la historia de cada uno de nosotros... aún de esos amigos de tu grupo que hoy critican... aún ellos, un día mirarán atrás y se verán regresando a los brazos del Padre Misericordioso...

    Sobre los comentarios a tu blog... tienes que admitir "comentarios anónimos" para que puedan escribir personas que no tengan una cuenta en Blogger/Google... el "anonimato" permite al usuario entrar su nombre y dirección web/email...

    De nuevo, gracias el comentario que dejaste en Apuntes del camino...

    ResponElimina
  3. Gracias Romualdo!! Me encanta tu opinión y también tu blog... Lo tienes todo muy bien puesto, con enlaces y cosas que yo no tengo ni idea de cómo se hacen jejeje

    En cuanto a lo de permitir comentarios anónimos... pues la verdad es que no sé cómo hacerlo... De todos modos es bonito que la gente que escribe deje el enlace a su blog, así podemos conocernos más e ir saltando de uno a otro :-)

    Ésta es la interpretación de la Parábola que puse yo en el Grupo:

    Cuando la explicamos a los niños en Catequesis no la llamamos la "Parábola del Hijo Pródigo" si no la "Parábola del Padre que ama" porque precisamente es la actitud del Padre la que resaltamos, de amor por encima de todo...

    El muchacho se había preparado mentalmente un discurso para disculparse, para que le admitiesen de nuevo en la casa familiar, que incluía las palabras de "ya no merezco ser llamado hijo tuyo" pero es que el padre ni tan sólo le permite decirlas...

    No es el hijo que llega a casa... es el padre que le ve de lejos y sale a recibirle... y nada le pregunta, nada le reprocha, le abraza y le prepara una fiesta...

    -----------

    Muchísima suerte en tu blog, que es de los que da gusto visitar!!

    ResponElimina
  4. Lamentablement de la religió i de les religions se'n fan mals usos.

    I així, veiem membres de jerarquies religioses sembrant odis i dient bestieses de l'alçada d'un campanar.

    Això crea rebuig cap a la religió. Què hi farem ... ?

    ResponElimina
  5. Exercici de lògica:
    Com que tot ganivet pot tallar pels dos costats, si se l'esmola convenientment. "Paparruchas inútiles" es pot aplicar també a tot el que va contra les religions.

    I els creients som ignorants però els que no són creients també.

    ResponElimina
  6. Ramon... això del ganivet que pot tallar pels dos cantons és una frase que està molt bé! :-))

    I, sí, crec que tens molta raó en el que dius... a vegades, enlloc de fer de les religions quelcom conciliador i positiu fem just al contrari.

    ResponElimina
  7. de tanto leerte estoy aprendiendo el catalán y me encanta aprenderlo.
    Es verdad para escucharme debes madrugar...en verano la diferencia es de 5 horas creo.
    No debes renegar de tu religión... las críticas a veces de tan absurdas no debeis tomarlas en serio. hay un dicho que dice: lo que tu piensas de si misma es mas importante de lo que otros piensan de ti.
    un abrazo..

    ResponElimina
  8. Yo también soy creyente y creo en un "Padre que ama", pero también es cierto que la Iglesia está regida por hombres y como tales, a veces no se hacen bien las cosas, por eso hay que gente que se va apartando.
    Hay que tener mucho tacto al hablar de Dios y mostrarlo como el Padre de la parábola, es decir como un Padre acogedor y amoroso y sobre todo abierto a todos los hombres sin importar de que religión seamos.
    Un abrazo

    ResponElimina

...i moltes gràcies per la visita!!