dijous, 21 d’agost de 2008

La guitarra

Relat escrit fa uns tres anys originàriament en castellà. Les fotos son autèntiques. A la primera surto jo el juny de l'any 91 amb la guitarra vella i la segona l'acabo de fer fa deu minuts.




LA GUITARRA

Tendría yo unos 12 años cuando mis padres me regalaron una guitarra. Fue algo inesperado ya que la economía familiar no estaba como para echar cohetes y la guitarra en cuestión no era precisamente barata.

El obsequio incluía un libro con un método para aprender a tocarla, con fotos de unas manos indicando la posición de los dedos en los distintos acordes.

Mi añorado padre siempre vio en mi algo de artista, talento que sólo él era capaz de percibir. Cuando, de pequeña, le regalaba un dibujo, él creía que yo apuntaba maneras de futura pintora e incluso, unos años más tarde, me planteó la posibilidad de inscribirme en una escuela de arte para desarrollar mis aptitudes a lo que yo –mucho más realista– me negué en redondo: Una cosa era no dibujar mal y otra tener una verdadera capacidad para ello.

Pero bueno, ahí estaba yo con mi preciosa guitarra intentando colocar mis manos a imitación de las fotos del manual.

Sorprendentemente, aprendí a afinarla de oído, aunque luego sólo logré memorizar 6 o 7 acordes. Lo justo para acompañar el ritmo de canciones facilísimas y nada más.

La guitarra pasaba meses y meses dentro de su funda de color marrón oscuro, en un rinconcito de la salita, apoyada en la pared, al lado de una estantería.

Pero nunca me olvidaba de ella.

De vez en cuando la sacaba y, al verla, recordaba esa misma inmensa ilusión que tuve cuando me la regalaron... sólo con mirarla, mi estado de ánimo mejoraba. Me sentaba, la apoyaba en mi regazo y rememoraba esas pocas canciones que aprendí. Luego la guardaba de nuevo.

Los años fueron pasando y mi vida cambió completamente. Con mi boda, el traslado a otra ciudad, la nueva casa... y la guitarra se quedó –de momento– apoyada en su rincón.

Transcurridos varios meses, un sábado por la mañana, fui a casa de mis padres decidida a llevarla conmigo.

Cuando ya salía a la calle, justo al cruzar la puerta, un ciclista que circulaba por la acera a toda velocidad sin controlar en absoluto si salía gente de los portales, me dio un susto terrible, me golpeó en el brazo y se llevó la guitarra por delante. Cayeron al suelo ambos: instrumento y muchacho. El ruido que se oyó no dejaba lugar a dudas. Mi guitarra había sido literalmente aplastada.

Pero el chico se levantó, se miró un rasguño en la mano, cogió de nuevo la bicicleta –que había quedado intacta– y se largó a toda velocidad sin decir palabra.

El regalo más bonito que había recibido de pequeña, había dejado de existir y yo me sentía como una niña a la que, injustamente, quitan su juguete preferido.

Y lloré.

Cuando estuve más tranquila, ya en mi casa, se lo conté a mi marido. Entonces ya no me sentía enfadada, aunque sí triste. Vi su rostro sonreír y oí su voz diciéndome:

- No estés triste, yo te compraré una para tu cumpleaños.

Y lo hizo. Mi guitarra nueva era aún más bonita que la anterior. También compró un método para aprender, con fotos similares a las del primero (que fuimos incapaces de encontrar en casa de mis padres)




Su música era dulce, limpia. Para mí era casi mágica.

Recordé el sonido de las cuerdas "al aire" y traté de poner los dedos como el profesor del libro indicaba, aunque sin mucho éxito.

No sabría explicar el porqué, pero el mismo efecto benéfico y relajante, que me producía la primera, me lo provocaba igualmente la segunda... El instrumento también pasaba meses y meses apoyado en un rincón, dentro de su funda y, en mi casa, la guardaba asimismo al lado de una estantería, como si tratase de reproducir, inconscientemente, el escenario de tantos años atrás. No importaba que no supiese tocarla, "ella estaba ahí".

Cada vez que la miraba, se me dibujaba una sonrisa en el rostro.

En primavera murió mi padre y cuando, pasadas unas semanas, me fijé de nuevo en mi guitarra, tuve enseguida el deseo de oír su son...

La tomé, la desenfundé y empecé a tocar perfectamente los acordes, las melodías punteadas... nada era un secreto para mí... la música brotaba maravillosa, en perfecta armonía, como si quien estuviera interpretando fuese una experta concertista.

Miré al cielo y dije:

- Papá, has sido tú, ¿eh?

Y me vino clarísima su imagen a la mente:

- Yo sabía que mi niña era una artista.

34 comentaris:

  1. Esta vez no hay traducción al castellano porque el relato original fue escrito hace unos tres años en este idioma :-)
    Las fotos son reales, en la primera salgo yo en junio de 1991 y la segunda es de hace unos diez minutos

    ResponElimina
  2. aquest és un escrit que fa venir ganes de plorar i somriure, tot a la vegada...

    bona nit, bonica :-)**

    ResponElimina
  3. I el teu comentari, Robadestiu, m'ha fet fer un batec molt fort al cor... t'ho dic de veritat... Gràcies!!!!

    Petons!!!

    ResponElimina
  4. Jo també m'he emocionat, riure i plorar, una petita gran màgia...

    ResponElimina
  5. Que bonito relato, cuanto puede la música, ponernos tristes, soñadores, optimistas. Mi hijo tuvo una guitarra hecha por un artesano que aún conserva y con ella mitigo su primera pena de amor,un beso enorme de tía Elsa.

    ResponElimina
  6. Moltíssimes gràcies Zel!!

    La veritat és que feia temps que volia penjar aquest relat, però creia que era tan llarg que ningú el llegiria fins al final :-)

    En ell hi ha parts reals i parts imaginàries, i és com un homenatge al meu pare: un home que sempre va creure en mí, malgrat jo no sempre ho meresqués (de fet, ni dibuixo bé, ni he lograt aprendre a tocar la guitarra)

    I una menció també al meu marit... que va comprar la segona guitarra (suposo que sabedor que mai aprendria a fer-la servir) per treure'm la pena d'haver perdut la primera i, amb ella, la gran il·lusió d'aquell regal tan bonic.

    Abraçades!!

    ResponElimina
  7. Holaaaaa Elsa!! Cuando aquí ya es tardísimo y pienso que más vale que apague ya el PC en Argentina estáis en plena actividad :-))

    Hermosa historia también la de tu hijo... y cuán de acuerdo estoy contigo en que la música nos puede ayudar muchísimo :-))

    Besazos!!!

    ResponElimina
  8. Ostres jo tambe vaig tenir, que dic vaig tenir ? tinc encara una guitarra que em van regalar a la mateixa edat que tu i la veritat es que fa anys que no la toco, es una llastima, no obstant m´agrada guardarla, qui sap !!! es un instrument que no pasa mai de moda.
    M´alegra que la teva historia acabes bé.
    Un petonasssss

    ResponElimina
  9. Quin escrit més bonic... realment significa moltes coses per a tu la guitarra eh :) no sé què dir, deu ser l'hora, deu ser l'emoció de veure com les persones estimem els instruments. una abraçada.

    ResponElimina
  10. No només ets una artista de bones mans, sinó que vas fer un gran aprenentatge. A partir que et xafar la guitarra, la vas saber tocar molt millor i donar-li un amor d'un pare que mai l'has oblidat, malgrat estigui lluny de tu.
    M'ha encantat aquest post.

    ResponElimina
  11. M.Teresa, guapíssima, ja t'imagino agafant la guitarra i recordant una mica com tocar-la...

    Bé, la història no és tota certa, és un conte... el final és fantasia, és un somni, un símbol...

    Abraçades!!

    -----------------

    Moltíssimes gràcies Cesc per les teves paraules!

    Estimem els instruments, estimem la música :-))

    Abraçades!!
    -----------------

    Hola Instints!!
    Bé que vaig probar-ho d'aprendre a tocar-la... però no... no sé res més que quatre acords per algun senzill acompanyament...

    Això sí, les paraules finals són l'homenatge a un pare que sempre va creure en mí.

    Qui sap si algun dia encara n'aprendré :-))

    Abraçades!!

    ResponElimina
  12. Assumpta,que historia linda pero triste
    Me imagino el ver a tu guitarra en el piso-destruída.
    Y adelante con la niña artista.
    un beso enorme

    ResponElimina
  13. Ay, Marisa, si fue un disgusto bien grande pensar que me había quedado sin guitarra...

    Era como un retazo de infancia que se perdía, pero que pude recuperar con la guitarra nueva :-))

    A veces he pensado que, aunque en muchos aspectos son completamente distintos, en los puntos fundamentales mi padre y mi marido tienen muchos puntos en común...

    Jajaja me pongo filosófica ;-))

    Smuaaaaaaaaaaaaac ♥

    ResponElimina
  14. Ha estat com un conte intrigant llegir el teu escrit, jo diria que esta ple de sentiments. Hi ha regals en la vida, com la teva guitarra i les teves paraules, que ens omplen de felicitat. Que maco que és recordar al pare i això que has fet és un homenatge per ell.

    Petons

    ResponElimina
  15. preciosa entrada Assumpta, tu padre tenia razon sin duda y eso es lo mejor que se te puede decir.

    Me emocionó mucho tu historia, tanto que te contaré un secreto, de pequeño en una feria a mi madre le toco en una tombola una guitarra y ni que decir tiene que enseguida se le metió entre ceja y ceja que yo, su primogénito deberia aprovechar la oportunidad, total, hasta aquel entonces en clases de musica en el colegio yo estaba con los torpes aporreando un xilofono que supongo sabes lo que és. el aparatito tenia unas mazas y ademas llevaba pegadas en un papel el nombre de cada nota de modo que muy torpe habia que ser para meter la pata,el caso es que mi salto del xilofono a la guitarra no pudo ser mas catastrofico, tengo el mismo oido musical que una berenjena y la misma destreza manual que una piedra pómez así que imagina, bueno el caso es que la guitarra estuvo años en casa, nos acompaño en cantidad de mudanzas hasta que no se sabe como desapareció para siempre. Hace unos tres años tuve la oportunidad de hacer un regalo especial a una persona especial ¿adivinas cual fué? y ya que estaba intente con su ayuda y con la de internet tratar de ser capaz de juntar un par de acordes,pero ya lo decia no recuerdo quien "lo que no puede ser no puede ser y además es imposible".

    ResponElimina
  16. Gràcies de cor Praxis :-)

    Vaig tenir molts dubtes sobre si posar el relat o no... ara, amb els vostres comentaris, estic molt contenta d'haver-ho fet :-))

    Abraçades!!!!

    ------------------------

    Ripley, me ha encantado tu historia!! jeje me has tenido con la sonrisa en los labios de modo permanente!!

    He imaginado el Xilófono, los papelitos pegados con las notas, jejeje y he "visto" también a tu madre toda convencida de lo bien que ibas a tocar la guitarra :-)))

    Pero bueno... artista sí saliste, eh? Tu blog de fotografía así lo demuestra... lo único que, en vez del sonido, lo tuyo era la imagen :-)

    Un abrazo muy fuerte!!

    ResponElimina
  17. Jo mai olvidare la Joan Straus que em van comprar els meus pares.

    ResponElimina
  18. Ostres Striper!!
    Admeto la meva total ignorància... aissss :-))
    Fins i tot he buscat a Google marques de guitarres: He escrit Straus, Strauss... res... jejeje

    Així que no puc saber com és la guitarra que et van comprar els teus pares... perquè, suposo que era una guitarra, oi? :-))

    ResponElimina
  19. Excelente narracion muy fresca y que te llega,no he leido muchas como estas,disfruta de tu nuevo regalo.Un saludo

    ResponElimina
  20. Muchísimas gracias Alma 22!!

    Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponElimina
  21. Nena! Quin relat més preciós... Al final, quan et surten les notes, fa somriure, i amb la frase final del pare, fa saltar la llagrimeta! És increïblement bonic! :) Somriures, bunika!

    ResponElimina
  22. Saps el que trobo a falta que a la segona foto no surts i a la fot li fanta alguna cosa jajaja. Fora conyas unes lletres molt macas.
    Una abraçada

    ResponElimina
  23. Molt tendre el relat, com tendre és el record que portes dins :)Gràcies per compartir-lo amb tots nosaltres.

    Per cert...ens uneixen algunes coses...jo també tenia una guitarra que no vaig conseguir fer sonar bé mai :)i també soc de Barcelona i el meu company és ganxet i també visc a Reus :)
    Encantada de que t'agradi el meu blog les fotos de aficionada que faig! :)
    petons

    ResponElimina
  24. Que historia tan triste ,ha ora necesitó un comic de humor.Saludos.

    ResponElimina
  25. Hola Núr!! les vostres opinions tan maques sí que em faran saltar a mi alguna llagrimeta :-)

    Gràcies de tot cor!!

    -------------------

    Jajaja George, m'has fet riure... sí... jo crec que a la primera foto li falta el cap.

    Ja m'ho deia ma mare quan era petita "Nenaaaaa, algun dia perderàs el cap!!" jajaja

    La veritat és que vaig estar a punt de posar la foto sencera, però a l'últim segon un rempell de timidesa-vergonya em va impedir fer-ho i la vaig retallar :-)) (total, la foto té 17 anys i tampoc seria massa "identificativa" jeje)

    Moltes gràcies, de veritat!!

    -------------------

    Holaaaa Aigua!!

    Caram! veig que els reusencs s'ho han pres per costum això de "segrestar" barcelonines jajaja :-)))

    Moltíssimes gràcies per les teves paraules i felicitats de nou per les fotos, que son bones de veritat!! :-))

    -------------------

    Sí tiene su parte triste la historia Vegetto, pero en el fondo no lo es, al contrario... aunque sí es cierto que la pérdida de la primera guitarra parecía llevarse un pedacito de mis recuerdos de niña, el regalo de la segunda me los devolvió :-))

    Besotes!!!

    ResponElimina
  26. Si era una guitarra jo tenia 13 o 14 anys i va costar casi 10000 pts i d'aixo ja fa molts anys ara en tinc 45 m'agradava tocar-la i sentir l'olor de la seva fusta.

    ResponElimina
  27. Ostres Stripper doncs no vaig saber trobar-ho!! Sóc una mica desastre jaja

    Si tú tens 45 i la guitarra la van comprar quan en tenies 13 o 14... i jo en tinc 46 i la van comprar quan en tenia 12 o 13... les nostres guitarres es duien dos anyets jeje

    ----------------------

    Hola Ddriver!!! :-)

    Sense manual? I en vas aprendre? Jo sabia el La - Re - Mi jajaja per tocar "La bamba" ja en tenia prou... i un parell més que em servian per tocar "L'estaca"... res, eh? Cre que mai vaig saber més de SIS acords jajaja

    ResponElimina
  28. Com diu robadestiu és una història per plorar i que fa venir un somriure entranyable.

    Jolin que pija amb la mariposeta esta jajaja.

    ResponElimina
  29. Ai, Bajoqueta, guapa, m'heu deixat tots unes opinions tan maques que us ho agraeixo ben sincerament :-))

    Jajaja la papallona és nova!! Un experiment per aprendre a posar cosetes al blog... qualsevol dia m'ho carregaré tot!! jaja crec que el meu "HTML" està tan apedaçat que un dia dirà "prou!!" :-D

    Petonassos!!

    ResponElimina
  30. Hola Assumpta,

    Preciós l'escrit i les sensacions que es desprenen.

    L'amor del pare a tot el que fa la seva filla. Per a ell tu has estat la millor. Aixó es emocionant. I la guitarra, anirà sempre unida a la gent que t'estima. Pare, marit.

    Que més dona que no soni com els angels, la fas sonar no? dons disfrutala !!!!!

    Una abraçada

    Per cert, els meus germans tenien una cada un, ells van aprendre'n. Jo nomès rascava. Però que bé que m'ho vaig passar. Era l'acompanyament perfecte als meus cants.

    ResponElimina
  31. Gràcies per les teves paraules Horabaixa! :-))

    M'has tret un somriure amb això que tú només rascaves jaja em sento identificada!!

    Abraçades!!

    ResponElimina
  32. Que hermoso relato!! no hay nada para agregar!!
    besos
    Vero

    ResponElimina
  33. Holaaa Verónica!!

    Te agradezco mucho tus palabras :-))

    ResponElimina

...i moltes gràcies per la visita!!